¿Qué son las turbulencias?

Observando el cielo podemos tener la impresión de que el aire está quieto. Sin embargo, aunque no lo apreciemos con claridad, está en continuo movimiento. Este movimiento no siempre es uniforme, rectilíneo y ordenado. En algunas zonas aparecen perturbaciones en forma de remolinos e, incluso, lo que podríamos llamar como las “olas del cielo”. Las turbulencias no son visibles, pero en determinadas circunstancias las nubes delatan su presencia:

Turbulencias en aviones: ¿son peligrosas?

En esta imagen satélite podemos apreciar, gracias a las nubes, las “olas”creadas por la isla de Amsterdam, en el Océno Índico. (Foto: NASA)>

Turbulencias visibles en las nubes

Si nos imaginásemos a un avión volando sobre las olas que se aprecian en la imagen, nos resultaría más fácil entender por qué los aviones pueden sentir turbulencias; de manera similar a si, en el mar, pasásemos sobre ellas a gran velocidad con una moto o lancha acuática. La diferencia es que las olas del cielo no son tan densas como las del mar, se pueden atravesar, pero también llegan a sentirse. (Foto: wikipedia)

 

En los aviones la turbulencias se notan de diferentes maneras: en ocasiones, como si estuviésemos circulando por una carretera con muchos baches seguidos; en otras, una repentina sensación de ligereza o pesadez y, también, como un movimiento ondulatorio suave. Lo que debe quedar claro es que las turbulencias no significan que haya un problema con el avión, que las alas dejen de “funcionar” o que el avión deje de volar. El avión sigue volando, lo que ocurre es que lo hace a través de un medio turbulento y, por lo tanto, siente las turbulencias según las atraviesa.

Turbulencias: como se sienten en los aviones

¿Cómo se producen las turbulencias?

Las turbulencias se producen por diversas causas. Veamos las principales:

  • Turbulencia mecánica: debido al rozamiento del aire con la superficie del suelo y obstáculos.
  • Turbulencia térmica: debido a corrientes ascendentes de aire caliente, que a su vez, dan lugar a corrientes descendentes de aire frío. Si las condiciones meteorológicas son las apropiadas, pueden formarse nubes de desarrollo vertical y tormentas, generando turbulencias más intensas.
  • Ondas de montaña: cuando una masa de aire es obligada a ascender, como al toparse con una montaña, si se dan determinadas condiciones, al descender pueden producirse ondas –olas- que se extienden durante decenas o cientos de kilómetros.
  • Turbulencia en aire claro (TAC): se produce a gran altitud y, generalmente, sin presencia de nubes. Suelen encontrarse en la frontera de dos masas de aire que se desplazan a velocidades notablemente distintas, como en los bordes de las corrientes en chorro (Jet Streams).
  • Como se producen las turbulencias

Categorías

Las turbulencias también pueden clasificarse según cómo se perciben dentro del avión.

  • Turbulencia ligera: El pasaje puede sentir una ligera presión contra los cinturones. El servicio a bordo (comida, venta, etc.) puede llevarse a cabo, y existe poca o ninguna dificultad al andar por el pasillo. El líquido de un vaso vibraría, pero sin llegar a salpicar.
  • Turbulencia moderada: El pasaje siente una mayor presión contra los cinturones. El servicio a bordo y andar por el pasillo se vuelve complicado. El líquido de un vaso salpicaría fuera del mismo.
  • Turbulencia severa: existe riesgo de salir lanzados del asiento si no se lleva el cinturón abrochado. Andar por el pasillo y ofrecer el servicio a bordo se vuelve imposible. Los vasos acabarían en el suelo.

En caso de haber turbulencias durante el vuelo, la categoría que nos podemos encontrar con mayor probabilidad, y con gran diferencia, es la ligera. Sería muy raro llegar a encontrarnos turbulencia severa; sencillamente, no es lo que más abunda en la atmósfera. Las turbulencias, cuanto más fuertes, más improbables.

Por otro lado, únicamente está permitido entrar en zonas de turbulencia ligera o moderada; siendo más improbable todavía llegar a sufrir turbulencia severa. No obstante, para mayor comodidad, siempre se tratará de evitar cualquier tipo de turbulencia mientras sea posible.

Los aviones cuentan con radares meteorológicos que resultan muy útiles a la hora de detectar y estimar la intensidad de turbulencias asociadas a fenómenos nubosos, como las tormentas. Para otro tipo de turbulencias, como las de en aire claro (TAC), se cuenta con informes meteorológicos de carácter aeronáutico; se elaboran varias veces al día y se tienen en cuenta al planificar las rutas. Los pilotos, por su parte, notificarán al control aéreo la presencia de TAC no pronosticada, con el fin de advertir a los demás aviones; de esta manera podrán evitar las turbulencias volando a otra altitud o desviándose de la ruta.

Uso del radar meteorologico para esquivar tormentas

Lo que se ve por la ventana y lo que ve el radar meteorológico. El triángulo representa al avión, y las zonas coloreadas, precipitaciones. El radar resulta muy útil al esquivar tormentas, aunque sea de noche. (Foto: Frans Zwart/Flickr)

Mapa meteorológico para evitar turbulencias

Ejemplo de mapa meteorológico del atlántico norte. Entre otras cosas, aparece la previsión de los Jet Streams, zonas con tormentas y turbulencia en aire claro (CAT en inglés). No solo las sitúa geográficamente, sino también a qué altitudes se dan y su intensidad

¿Por qué no suponen peligro para el avión?

Diseño de los aviones:

Los aviones están diseñados para aguantar las turbulencias más severas de todas. Como vimos en Evitar accidentes aéreos: fallo técnico, estructuras como las alas son capaces de soportar cargas 1.5 veces más altas que las máximas que pueden llegar a encontrarse en el peor de los vuelos. Además, ya se cuenta con una amplia experiencia sobre las fuerzas que un avión puede hallar ahí arriba.

La naturaleza de volar:

Una de las grandes ventajas que tiene un medio de transporte como volar en avión es la gran distancia que se mantiene respecto al terreno y otros aviones. Por lo tanto, no se requiere una precisión absoluta a la hora de mantener una determinada altitud. Que durante unas turbulencias la altitud pueda variar un poco, cuando el avión se encuentra a miles de metros (en crucero suele ser superior a 10.000 metros), resulta bastante insignificante. ¿En cuánto suele variar la altitud? Lo veremos más adelante.

¿Sabías qué? Con el fin de estudiar la evolución de los huracanes, resulta habitual que aviones con equipo científico los atraviesen, a pesar de haber turbulencia severa dentro de ellos. En el vídeo podemos ver a un avión adentrarse hasta el ojo del huracán Emily (2005)

¿Por qué se encienden las luces de abrocharse los cinturones?

Los aviones aguantan las turbulencias más fuertes, pero las personas que vamos dentro no tanto. Los pilotos no encienden las luces de los cinturones pensando que las turbulencias provocarán un accidente, que el avión dejará de volar o que se romperá.

La señal luminosa se enciende para:

  • Avisar de que se entra -o se está- en una zona de turbulencias; no será momento, entonces, de levantarnos e ir al baño.
  • Prevenir cualquier tipo de lesión por parte de un pasajero o miembro de la tripulación.
Señal luminosa de abrocharse los cinturones

Señal luminosa de abrocharse los cinturones(Foto: Shutterstock)

Incluso en turbulencias ligeras, si bien es muy improbable, pueden producirse lesiones como torceduras de tobillo si, por ejemplo, un pequeño meneo desestabiliza a un pasajero andando por el pasillo. Las aerolíneas tratarán de evitar cualquier tipo de lesión a bordo, incluso las más leves. El siguiente mensaje, anunciado tras cada aterrizaje, es otro ejemplo de ello: “Les rogamos que tengan cuidado al abrir los compartimentos superiores, ya que el equipaje puede haberse desplazado”. Las compañías aéreas ofrecen un servicio y quieren que todos sus clientes salgan contentos, no lesionados. Por este motivo, y por si tras una turbulencia ligera aparece una de mayor intensidad, la señal luminosa también se enciende con turbulencia ligera.

En cuanto a turbulencia severas, las probabilidades de producirse algún herido en el avión son muy bajas si todos los ocupantes llevan los cinturones de seguridad abrochados. La enorme mayoría de las lesiones se producen en personas que no van sujetas con el cinturón. Los tripulantes de cabina representan un porcentaje muy pequeño del total de personas que viajan en aviones pero, sin embargo, suponen más de la mitad en cuanto a número de heridos; precisamente, porque son quienes más tiempo pasan de pie sin los cinturones abrochados.

¿Por qué se aconseja llevar los cinturones abrochados durante todo el vuelo?

A pesar de utilizarse informes meteorológico, existe la posibilidad de entrar en una zona de turbulencia en aire claro no pronosticada. Manteniendo el cinturón abrochado durante todo el vuelo, aunque la luz de los cinturones esté apagada, nos proporcionará mayor seguridad.

No debemos confundir esta actitud precavida con una actitud “paranoica”. Es decir, siempre y cuando la señal luminosa esté apagada, no debemos prohibirnos desabrochar el cinturón para levantarnos e ir al baño o estirar las piernas.

Sensaciones durante turbulencias: “caímos cientos/miles de metros”

Las turbulencias se sienten mucho peor de cómo realmente afectan al avión. En la gran mayoría de las veces la altitud apenas varía en 1 o 5 metros; variaciones de 50 metros son excepcionales, y superiores a los 100 metros, muy excepcionales. Tampoco debemos pensar que las variaciones ocurren completamente en vertical, pues los aviones recorren horizontalmente más de 230 metros cada segundo. Sin embargo, no sería la primera vez que alguna persona comenta “caímos cientos/miles de metros” ante pequeñas variaciones. ¿A qué se debe?

El cuerpo humano no siente cuánto varía la altitud, sino las aceleraciones que se producen al variarse. Si una bajada de 5 metros se produce de manera brusca, se sentirá más fuerte que una bajada de 50 metros de manera suave. De hecho, el descenso hacia el aeropuerto de destino se realiza de manera tan suave que apenas lo sentimos, aunque se desciendan miles de metros.

Tampoco sentimos si el avión sube o baja, eso es algo que deducimos nosotros a partir de lo que hemos sentido, y puede malinterpretarse. Pongamos el ejemplo del ascensor: cuando estamos subiendo y llegamos a la planta deseada, al reducirse la velocidad vertical sentimos una sensación de ligereza, como de despegarnos del suelo; nuestro cuerpo, por inercia, quiere mantener su velocidad vertical y, por lo tanto, seguir subiendo. Pero cuando nos metemos en el ascensor y éste comienza a bajar, también sentimos una sensación de ligereza; nuestro cuerpo, por inercia, quiere mantener su -nula- velocidad vertical. La misma sensación, pero provocada por dos situaciones completamente distintas: en una empezamos a bajar, y en la otra, dejamos de subir. El ascensor nos resulta más familiar y sabemos qué hemos hecho y a qué botón le hemos dado, pero en un avión es mucho más complejo saber de qué manera las turbulencias están afectando al avión.

Por otra parte, la sensación de ligereza es mucho más llamativa para el cuerpo humano. Una turbulencia puede hacer que el avión gane unos metros para luego dejar de ascender de golpe. Resulta muy habitual interpretar esa situación como que el avión ha descendido, cuando es lo contrario.

Las sensaciones que sentimos dentro de un avión, sin el apoyo de instrumentos, son muy engañosas y fáciles de malinterpretar.

En definitiva: ¿deberíamos preocuparnos por las turbulencias?

Viajar en avión preocupados por las turbulencias sería como preocuparnos porque, al aterrizar, tengamos que salir del avión por las escaleras, que algunas veces se utilizan, y nos podamos caer por ellas. Todos los años se producen algunos heridos de esta manera. ¿Deberíamos preocuparnos por ello? No, porque el riesgo, aunque existe, es muy pequeño. Lo mismo ocurre con las turbulencias. Alguna persona pensará “bueno, pero bajando las escaleras puedo tener cuidado”. Es cierto, pero en un avión también: manteniendo el cinturón abrochado siempre que estemos sentados.

En 2013, en Estados Unidos, se produjeron 24 heridos debido a turbulencias (11 pasajeros y 13 tripulantes de cabina), y estamos hablando de un país con 800 millones de pasajeros al año y de un fenómeno –las turbulencias- relativamente frecuente.

El temor que se suele tener es un claro ejemplo de hacer una montaña de un grano de arena. Como se suele decir: las turbulencias suponen un problema de comodidad más que de seguridad. Existe la posibilidad de hacernos daño, cierto, pero esa posibilidad es muy pequeña, además que la mayoría de lesiones son de carácter leve. Sin embargo, incluso las turbulencias más ligeras ya son capaces de causar incomodidad y preocupación entre buen número de pasajeros.

Consejos para llevar mejor las turbulencias

  • Evite reservar asientos situados en la parte trasera del avión: es el lugar donde más se notan.
  • En época de mucho calor, evite reservar vuelos que transcurran por la tarde: es cuando más turbulencias suele haber.
  • Lleve el cinturón abrochado siempre que esté sentado: si le resulta muy molesto llevarlo constantemente, aflójelo un poco durante el crucero.
  • Durante las turbulencias, ajuste en mayor medida el cinturón: de esta manera se reduce la sensación de “despegarnos” del asiento.
  • Trate de relajarse y acepte las turbulencias como algo natural.

¿Cómo debería actuar?

Recordar que las turbulencias no significan que haya un problema con el avión

Recordar que los aviones están diseñados para aguantar las turbulencias más fuertes.

Mantener el cinturón abrochado siempre que estemos sentados.

Seguir los consejos dados para llevar mejor las turbulencias.

Pensar que las turbulencias provocarán un accidente o que el avión se romperá.

Dejarnos llevar por las sensaciones: las turbulencias se sienten mucho peor de cómo afectan al avión.


 

Artículo anteriorEvitar accidentes por meteorología adversa Índice Próximo artículo Vuelos transatlánticos

Subir

Comentarios

  1. Alberto  Octubre 4, 2014

    Muy buen artículo. Muchas gracias por publicarlo.

    responder
  2. Gabriela García  Octubre 4, 2014

    Excelente nota. Ahora entiendo muchas de las cosas que antes no entendía respecto a este tema. Al leerlo me da mucha tranquilidad de saber que las turbulencias son normales. Sigan adelante.

    responder
  3. Alvaro Ramos  Febrero 6, 2015

    Sería conveniente que las empresas aéreas estudien la posibilidad de imprimir un mini folleto con la anterior información para ser entregado a los pasajeros o colocado para su lectura en los aviones para más y mejor tranquilidad de las personas nerviosas que temen a las turbulencias o viajar en avion.

    responder
    • Claudio  Julio 26, 2016

      Sería muy bueno, Daría tranquilidad a más se uno.

      responder
    • Amparo  Enero 18, 2017

      Excellent idea

      responder
  4. Soph  Febrero 15, 2015

    No miento. Tenía un pánico a los aviones, inclusive llegué a subirme a uno y miraba como unas partes de la ala se movían y me preocupaba, hasta experimenté una ligera turbulencia y me aterré más, pero estando a cientos metros de altura y ver todo tan pequeño me tranquilizaba un poco. Eso fue cuando era niña, antes de enero seguía temiendo a subirme a un avión pero decidí informarme y leer artículos como esto, poco a poco superé mi miedo, descubrí que el mundo de la aviación es fascinante y espero ansiosamente el día en volverme en subirme en un avión por que ahora sé que viajo en el medio de transporte más seguro del mundo.

    responder
  5. marilu negron  Marzo 1, 2015

    BUENO HACE POCO VIAJE DE NEWARK A PR Y HUBO MUCHA TURBULENCIA, Y ESTOY TRATANDO DE SUPERAR ESTO PUES ME DIO MUCHO MIEDO . AHORA CONOSCO ALGO NUEVO

    responder
  6. francisco guerra  Abril 3, 2015

    Estoy de acuerdo con un comentario que debian de tenernos informados sobre las turbulencias. Me tranquiliza saber lo que hoy he leido sobre las mismas. También desearía que el comandante del avión nos dijera cómo estan las cosas, a cuántos kilómetros volamos, a qué temperatura, volamos sobre……. eso, que parece que ya no lo oigo nos puede tranquizar bastante, sí da la sensación que todo va bien y nos tranquiliza

    responder
  7. GONZALEZ  Mayo 9, 2015

    Muchas gracias por la información. Es de mucha utilidad para comprender lo que ocurre cuando viajamos en avión y evitar con ello sufrir por lo que erroneamente creemos que está pasando o pensamos que puede ocurrir.

    responder
  8. Andrés  Mayo 15, 2015

    Bastante claro y didáctico buen articulo para quienes no toleramos de buen agrado volar

    responder
  9. Marianella  Junio 9, 2015

    Muy buen articulo, despejo muchas dudas y sobre todo me tranquilizo bastante.,

    responder
  10. bere  Junio 18, 2015

    Tenia 32 años que no subia a un avion, por motivo de las turbulencias pero tuve que hacer un viaje repentino y cuando encontre este articulo sepan que el miedo se fue, y estoy esperando anciosa volver a subir a un avion muchas gracias.

    responder
  11. Mario  Julio 8, 2015

    Gracias por las explicaciones que brindan. Resultan muy claras. A mi lo que me impresiona más es al aterrizar, cuando comienza a dar vueltas.

    responder
  12. Thomas  Agosto 2, 2015

    Yo la verdad es que nunca he tenido miedo a volar, para nada, habre cogido mas de 50 vuelos y nunca me habia pasado nada hasta que una noche cogi un vuelo en el que justo despues de despegar y bien cerca del suelo, se empezo a mover muchisimo, ir hacia arriba y hacia abajo. Nunca habia vivido una situacion parecida y me dio un ataque de panico pensando que el avion se estaba cayendo, por lo que me gustaria saber si es normal que haya turbulencias nada mas despegar y si son peligrosas para el despegue. Despues de aquello he vuelto a coger otros vuelos, pero siempre con muchisima tension y miedo, aunque leyendo el contenido de esta web me he tranquilizado muchisimo, y espero que mi proximo vuelo en pocos dias vaya genial.

    responder
  13. greivin  Agosto 20, 2015

    Muy bueno el artículo, también sufro miedo por las turbulencias y por no saber cuales pueden ser las consecuencias para el avión, pero luego de leer el artículo me siento muy tranquilo, tengo un viaje muy pronto y espero disfrutarlo aún más, me encanta viajar pero siempre he tenido ese temor. Gracias

    responder
  14. Macarena  Agosto 27, 2015

    De verdad que leer este articulo y ver el video me a tranquilizado mucho , no siento el nerviosismo habitual qie me genera al viajar , tanto es asi que he podido dormir bien y no me he desvelado pensando en el vuelo .gracias luego les comentare como me fue

    responder
  15. Magali  Septiembre 9, 2015

    Que alivio leer esto, acabo de regresar de MIA y durante todo el vuelo hubo turbulencias, ya me preocupaba; en otra oportunidad fuí al Cuzco con mis hijos y también hubo turbulencias yo creo q moderadas, en realidad todos nos asustamos y si, efectivamente pensamosq el avión se podía caer. Ahora entiendo el porqué, y viajaré tranquila; particularmente me encanta viajar por avión. Gracias.

    responder
  16. Nelfi alvarado  Octubre 17, 2015

    Muchas gracias por tan maravilloso artículo. Lo he repasado varias veces y me ha dado mucha tranquilidad, viajé durante 10 horas en un avión y tuvimos varias turbulencias, me puse excesivamente nerviosa (Cómo dice el artículo hice una montaña con un grano de arena) todo por la ignorancia respecto a este tema. Infinitas gracias por que volveré a viajar (mismo recorrido de 10 horas 10 y media) y lo haré mucho más tranquila

    responder
  17. Marilé  Octubre 27, 2015

    Que pena no haber leido esto antes, pues me hubiese ahorrado muchos miedos,como el último que me ocurrió de regreso de Barcelona a Canarias, hubo una tormenta que ocasionó tales turbulencias que la tila que me había traido la asafata se me iba cayendo por encima caliente y para evitarlo, me la tomaba y no sabía que era peor aquello caliente pasando por mi garganta o el pánico de ver todo moviendose, vi varias veces como las asafatas se caían…y no exagero.

    responder
  18. Diego  Noviembre 29, 2015

    Buena publicación

    responder
  19. Raquel  Diciembre 8, 2015

    totalmente de acuerdo con los comentarios anteriores… deberian colocar en cada asiento un folleto con estas ilustraciones…. muy buena… acabo de perder el miedo…!!!

    responder
  20. Natalia  Diciembre 21, 2015

    Muy buen articulo! Me está ajudando mucho!

    responder
  21. Joaquín Gambin  Enero 24, 2016

    Hola a tod@s y me gusta leer vuestras experiencias porque así a uno le despeja mucho más las dudas sobre volar porque no lo disfruto cómo me gustaría porque desconozco todo sobre los propios aviones

    responder
  22. JJ  Enero 27, 2016

    También los pilotos podrían comunicar al pasaje todo esto. Podrían hablar sobre el tema, tranquilizar a la gente, explicar el tipo de turbulencia que se está atravesando y un larguísimo etcétera. Desde que uno entra a un aeropuerto hasta que sale, incluído el avión, se siente tratado como un criminal en ocasiones o como un bulto de carga en otras veces. La información a los pasajeros debe ser más amplia. Ya vamos metidos unos encima de otros como sardinas en lata, como para que encima, mientras estamos atravesando lo que para nosotros son los peores momentos de nuestras vidas, no haya un piloto, copiloto o azafata, si se quiere, que HABLE con las personas para tranquilizarlas. El silencio es aterrador en ocasiones. El no saber y no poder ver absolutamente nada de lo que está pasando alrededor es casi peor que las turbulencias. La IGNORANCIA que sufre el pasaje es peor que las turbulencias en sí.

    responder
  23. Luz Elena  Enero 31, 2016

    Muchas gracias por esta información, no se alcanzan a imaginar el alivio tan grande que estoy sintiendo, porque siento que voy a infartar cuando al viaja en avión pasamos por turbulencia y eso ha evitado que me pierda de muchos viajes por el temor que siento. Dios los bendiga y mil y mil gracias.

    responder
  24. Federico  Marzo 30, 2016

    yo en mi ultimo viaje en medio de la turbulencia se me escapo un pedo fuertisimo que hizo que la persona de al lado desabroche su cinturon, salio rodando por el pasillo. las turbulencias son peligrosas. lo lamento por la senora.

    responder
  25. Alejandro Pruna  Abril 2, 2016

    Gracias por este fabuloso artículo!! Pero igual el miedo a volar no lo supero, nesecito ayuda severa.

    responder
  26. LarraMir  Abril 8, 2016

    Muy buenas noches …. Vivo en Las Islas Canarias y por aquí, los vientos son variables y rancheados. Tengo mucho miedo a volar, pero, por temas de especialidades médicas me veo a obligada a ello. Es el viento de Canarias un ” peligro “, en realidad quiero decir, se arriesgan mucho las compañías por aquí a realizar vuelos a diario con rachas de frente o variables de 31-58 km/h??

    responder
  27. Natalia  Mayo 12, 2016

    Gracias por estos artículos, especialmente este de turbulencias. Yo amo viajar y me he subido más de 40 veces en aviones (de todas rutas y aerolíneas) pero es una tortura para mi desde que despega hasta que aterriza. Entro en un estado de estrés y ansiedad que muchas veces me enferma. Me sudan las manos de solo pensar en que tengo que volar. Siempre le he tenido miedo en particular a las turbulencias…he estado a punto de desmayarme con turbulencias a las que he considerado fuertes. Mi mayor temor es que el avión no resista la presión. Había pensado en buscar explicaciones como esta…hasta pensé en detener a algún piloto en el aeropuerto y preguntarle jeje. Estoy mucho más tranquila después de leer esto, no miento sigo temerosa pero muchísimo menos. Gracias!

    responder
  28. Lisandro  Mayo 26, 2016

    Excelente Artículo muchas gracias ahoransi entiendo esa sensación de ligereza q antes me mortificaba jJaJa gracias

    responder
  29. Teobaldo 5 junio 2016  Junio 7, 2016

    Gracias por el informe ya que me subi a un avion por primera vez y experimente una turbulencia y quede aterrado pero con esta informacion quedo mas tran quilo ,

    responder
  30. Isidro  Junio 16, 2016

    Pasé el pasado 15/6/2016 una turbulencia de las clasificadas severas “clair-air” (aire claro) en un vuelo Vueling de Bilbao a Barcelona, el de las 16:15 horas. Soy muy asiduo del avión por trabajo. Nunca he tenido miedo a volar. En esta ocasión fué distinto, los compartimentos se abrieron, saltó todo por los aires, en concreto mi móvil voló tres filas más adelante de donde estaba sentado y otros móviles cayeron en mi posición, libros, revistas, gafas, todo desparramado, … dos azafatas sufieron lesiones leves (no tenían el cinturón puesto pues estaban controlando al pasaje), fué impresionante. A pesar de todo ello, la gran profesionalidad de los tripulantes nos hizo aterrizar perfectamente, sin que aparentemente el avión sufriera daño alguno. Sigo sin tener miedo y confío plenamente en este medio de transporte, que lo considero el más seguro del mundo. En este vuelo que comento, tuvimos mala suerte, cogimos un “clair-air” según nos comunicó el comandante, que es excepcional dentro de la generalidad de las turbulencias. Ahora bien, el susto, en el momento, fué de escándalo. En tres días cojo de nuevo otro avión, confiado y tranquilo.

    responder
  31. Aixa Peralta  Junio 23, 2016

    MUchas gracias por el articulo! Yo tuve un viaje desde mendoza Argentina a chile de chile a panamá y de panamá a punta cana republica dominicana nunca antes habia viajado, a la ida fue muy lindo no hubo muchas turbulencias, pero a la vuelta me agarraron ataques de panico porque habia muchisimas turbulencias porque habia una tormenta tropical, al verdad que no se si volveria a subirme de nuevo. Tengo muchisimo miedo. Panico a que se caiga el avion.. quiero hacer otro viaje pero no se si voy a poder.,

    responder
  32. Dennys González  Julio 13, 2016

    Wow, omito que soy otro de los muchos que siempre ha tenido miedo a los movimientos y temblason de los aviones. Sin saber con exactitud el porque? Asta ahora que he leído este artículo . De verdad muchas gracias por este importante trabajo e información. Igual pienso que sería importante que lo compartieran en todos los aviones como guía de información para los pasajeros y así estar más tranka los y disfrutar el vuelo . Dennys González Julio del 2016

    responder
  33. Maria Gabriela  Julio 25, 2016

    Quiero comentarles que tenía muchísimo miedo a volar. Empezó luego de la tragedia de Germanwings y con el tiempo se hizo insoportable, hasta ridículo. Iba rezando todo el vuelo, las manos me temblaban de vez en cuando y cualquier ruido que escuchaba, incluyendo los portazos que dan los miembros de la tripulación en la “cocina” del avión, para mi significaban el principio de una accidente aéreo. Estaba mu nerviosa y asustada antes y durante el vuelo. Se acercaban mis vacaciones de verano, incluían cuatro vuelos para ir y regresar a casa. No dejé de pedir a Dios para que este miedo ridículo se me pasara. Un día me encontré con esta página y su curso online para perder el miedo a volar; lo hice sin demora y estoy feliz de decirles que tuve una experiencia totalmente diferente. Saber por qué el avion vuela, por qué suena como suena, que los aviones se meten hasta en los huracanes para estudiarlos (esta información me tranquilizó mucho), que turbulencia no tumba avión, todos los sistemas de seguridad que tienen, los miles de aviones en el aire al mismo tiempo… en fin, todo eso y mas hizo que me tranquilzara y cambiara mi actitud. No voy a decir que estuve como si nunca hubiese tenido miedo a volar pero si que fueron vuelos bastante relajados en comparación con otros, que las turbulencias no me asustaron tanto como antes y que si, tomaría otro avión con mejor actitud cuando tenga la oportunidad. Muchas gracias a los creadores de este curso por su ayuda desinteresada. Que Dios les multiplique todo lo bueno que hay en sus vidas.

    responder
  34. rod  Octubre 19, 2016

    Excelente, los felicito. Podría aportar que en aviones pequeños (generalmente de vuelos nacionales) las turbulencias tienen mas incidencia en el movimiento del avión ya que es mas liviano. En naves mas grandes y mas pesadas las turbulencias no se sienten tanto. Hay muchísimos tamaños de aeronaves y las turbulencias no afectan por igual a cada uno.

    responder
  35. Rodolfo Mendez  Noviembre 2, 2016

    Yo tambien he sentido panico por las turbulencias. Pido cervezas para ir un poco ebrio y no sentir tanto el miedo. En una ocasion vole casi 5 horas de Lima a Santiago y en todo el recorrido hubo mucha turbulencia. Me queria regresar en autobús hasta Guatemala. Ja ja ja. Despues de leer este buenisimo articulo disfrutaré mas volar. Gracias

    responder
  36. Edwin Alemán  Noviembre 2, 2016

    Excelente inducción para conocer de las famosas turbulencias, principalmente porque siempre se maneja ciertos grados de tensión al volar por los cielos.

    responder
  37. Tammy  Noviembre 6, 2016

    Tengo un viaje pronto para PR con mis hijos y esposo, no he dejado de pensar en subirme en el avión, me decidí informar para perder el miedo a las turbulencia, y créame que al encontrarme con este artículo me ha dejadoptado muy tranquila,y claro y pidiéndole a mi Dios por tranquilidad. Muchas gracias, es bueno que nos informen más en el avió así como dijo otro chico

    responder
  38. Julieta  Diciembre 8, 2016

    Muy buen artículo! De verdad, muchas gracias!!!!!

    responder
  39. LORENA  Enero 10, 2017

    YO ANTES NO LE TENIA MIEDO AL AVION, PERO EMPECE A VER EL FAMOSO PROGRAMA DE MAYDAY SEGUNDOS CATASTROFICOS AY ME TRAUME…AHORA CADA VEZ Q ME SUBO A UN AVION ME IMAGINO ESAS ESCENAS !!!! PERO DESPUES DE LEER TODO ESTO TENGO QUE SER LA MISMA DE ANTES , SIEMPRE VALIENTE QUE POR PRIMERA VEZ ME SUBI A UN AVION A LOS 6 AÑOS Y DESDE LOS 12 VIAJABA SOLA, ES INCREIBLE QUE AHORITA A LOS 30 AÑOS ME SUCEDA ESTE MIEDO . jajaja..

    SALUDOS A TODOS.

    responder
  40. Fabiola  Febrero 22, 2017

    Mil gracias por este artículo, volé apenas ayer por primera vez de noche y aunque fueron dos horas y media de vuelo todo el tiempo fue de turbulencias, la pasé fatal , no pude dormir ni beber un té que había comprado de los nervios y el miedo ya que hasta el piloto solicitó abrocharse los cinturones por un largo periodo de tiempo, no sabía las causas de ello y moría de nervios por ello, pensaba que algo andaba mal. Definitivamente debí leer este artículo antes, muchas gracias ☺️

    responder
  41. ROBERTO  Marzo 3, 2017

    EXISTE ALGUNA PERSONA EN EL MUNDO QUE NO TENGA MIEDO AL SUBIR A UN AVION ?

    responder
  42. Mónica  Marzo 5, 2017

    Muchas gracias por la información!!!!

    En mi primer viaje, hubo turbulencias…pensé que nos caímos!!! No entendía nada. Sólo me calmó mi marido, porque las azafatas: bien, gracias!!! Sufro mucho con las “curvas” que realiza el avión y cuando sube “escalonadamente”, abruptamente…. Sólo hubo un viaje, que lo disfruté!!!! Bajé última del avión, para Felicitar al Comandante de Iberia: un muchacho muy joven, lamento no recordar su nombre, una “delicia” el viaje!!!

    responder

 Añadir un comentario