Al igual que las turbulencias, el fallo de motor es uno de los temores más frecuentes entre quienes tienen miedo a viajar en avión. ¿Qué ocurre si falla un motor? ¿Suelen fallar? ¿Pueden los aviones de pasajeros planear sin motores?

Qué ocurre si a un avión le falla un motor: ¿puede volar?

Sí. Todo avión comercial – tenga 2, 3 o 4 motores – está diseñado de tal manera que pueda seguir volando y aterrizar con seguridad tras el fallo de un motor. Este criterio de diseño es aplicable a cualquier fase del vuelo, incluido el despegue, siendo el momento que más empuje se requiere; de hecho, los cálculos previos al vuelo asumen el fallo de un motor durante el despegue.

5907867177_1ef3d2a99a_b

Habrá quien piense “vale, sí, puede volar, pero mal” y se imaginará a los pilotos luchando con los mandos de forma desesperada para poder controlarlo; típico de películas y series. Pero no, no es así. El criterio de diseño mencionado anteriormente implica que el avión sea capaz de volar y aterrizar con seguridad. Por lo tanto, si el fallo ocurre, el avión debe de ser fácilmente controlable por el piloto (o el piloto automático si está conectado) y sin que la carga de trabajo de los pilotos se vuelva inasumible. Por otra parte, se trata de una emergencia que los pilotos entrenan cada 6 meses en simuladores de vuelo.

Para entender mejor cómo un avión puede volar con un motor menos, recordemos que un avión se controla en el aire y no cae como una piedra gracias al flujo de aire que pasa por las alas y superficies de control; es decir, se necesita superar una determinada velocidad respecto al aire. Sin embargo, a las alas y superficies de control les da igual con cuántos motores se consiga dicha velocidad. Por lo tanto, los aviones están diseñados capaces de volar con un motor menos, sobrándoles potencia cuando tienen todos sus motores funcionando.

¿No tiene ningún efecto que falle un motor?

Imaginémonos un avión de dos motores, uno en cada ala del avión. Con los dos motores funcionando éstos están tirando hacia adelante por igual. En caso de fallar un motor, se produciría un desequilibrio de fuerzas entre los dos lados del avión (un motor seguiría tirando pero el otro no). Este desequilibrio provoca que el avión rote ligeramente hacia el lado del motor inoperativo. Sin embargo, tanto el piloto humano como automático puede contrarrestar fácilmente tal efecto moviendo el timón de dirección, situado en la cola del avión. De esta manera, se sigue pudiendo mantener el avión en una trayectoria rectilínea y virar hacia ambos lados.

La guiñada producida por el fallo de motor se contrarrestra fácilmente con el timón de dirección, superficie de control situada en la cola.

Fuego en un motor

Hoy en día el fuego en un motor resulta un suceso muy poco común. En caso de fallar, es bastante más habitual que deje de funcionar de una manera “dulce”, es decir, sin originarse daños en el motor; y mucho menos fuego. Otra posibilidad, siendo la más frecuente, es que los pilotos acaben apagando un motor por precaución y siguiendo los procedimientos, tras aparecer avisos de parámetros fuera de lo normal.

Aun así, cada motor en su interior cuenta con detectores de fuego y dos botellas extintoras, operadas desde la cabina de pilotaje. De esta manera, los pilotos pueden saber en todo momento si hay fuego y, en tal caso, tras cortar el suministro de combustible, accionar las botellas, haciendo que descarguen su contenido en el interior del motor, apagando el fuego; fuego, que de por sí es difícil que se mantenga tras cortar el suministro de combustible, con todo el soplo de aire dada la velocidad del avión.

¿Y si fallan todos los motores del avión?

El fallo de todos los motores de un avión es una situación excepcionalmente improbable. En los últimos 20 años, los pocos casos que se han dado casi que se podrían contar con los dedos de una mano, a pesar de los varios cientos de millones de vuelos realizados en todo ese periodo.

¿Un avión de pasajeros planea?

Sí. Como se ha comentado al principio, para que un avión sea controlable y no caiga como una piedra es necesario que el avión se mantenga por encima de una determinada velocidad, de manera que el aire fluya por las alas y superficies de control. Esta velocidad, también se puede conseguir sin motores, intercambiando altitud por velocidad; de la misma manera que montados en una bicicleta podemos movernos sin pedalear, si estamos cuesta abajo. A esto se le llama planear y todos los aviones lo hacen; de hecho, el planeo es muy similar a cuando en un vuelo normal se desciende desde la altitud de crucero, pues esto se suele hacer con los motores al ralentí: encendidos pero al mínimo.

Es decir, la diferencia entre disponer de uno o varios motores o no disponer de ninguno, es que sin ningún motor el avión no tiene capacidad de mantener ni ganar altitud; ya que debe intercambiarla para mantener la velocidad. Sin embargo, esto no significa que se vuelva incontrolable o se precipite contra el suelo. El avión acabaría tocando el suelo, sí, pero lo haría descendiendo poco a poco -planeando- y de manera controlada.

Para sorpresa de muchos, la capacidad -o ratio- de planeo de los aviones comerciales es bastante alta, y superior al de la mayoría de aves. Esto se debe a la forma aerodinámica tan estudiada que tienen los aviones de pasajeros, con el fin de ofrecer la menor resistencia posible y así ahorrar combustible.

fallo de motor: ratio de planeo aviones comerciales

El ratio de planeo de los aviones de pasajeros modernos está en torno a 20:1. Esto significa que por cada 1 metro de descenso se avanza horizontalmente 20 metros. Este ratio es similar al del Albatros, una de las aves que mejor planean de todo el reino animal. El ratio de planeo viene determinado principalmente por la fineza aerodinámica, es decir, la capacidad de generar la menor resistencia al aire posible.

Igual de importante que la capacidad de planeo, lo es que se sigue manteniendo el control del avión. Esto permite dirigir y tratar de aterrizar de emergencia en un aeropuerto, campo de tierra, río, etc. El resultado es que en los pocos casos ocurridos en los últimos 20 años, en la mayoría de ellos no hubo ningún fallecido y hubo supervivientes en todos ellos; con una tasa de supervivencia total del 80%.

En definitiva, estamos hablando de una situación muy grave, sí, pero extremadamente improbable y en donde tenemos bastante más probabilidades de sobrevivir que de no hacerlo.

Fiabilidad de los motores: ¿suelen fallar?

Los motores de los aviones comerciales cuestan entre 7 y 18 millones de euros en función del tamaño y sus características. No son nada baratos y buena parte de su alto coste se debe a la gran fiabilidad que tienen.

Un término utilizado en aviación para medir dicha fiabilidad es el de Parada de Motor en Vuelo (IFSD por sus siglas en inglés); empleado cuando un motor falla por sí solo o debe ser apagado por los pilotos al sobrepasarse ciertos límites en los parámetros del motor. Hoy en día, los motores están logrando una tasa inferior a 0,005 paradas de motor por cada 1000 horas de funcionamiento, o lo que es lo mismo: 1 parada de motor por cada 200.000 horas de funcionamiento. ¿Y cuánto son 200.000 horas? Pues equivale a 22 años funcionando ininterrumpidamente. Esto significa que, de media, un avión con dos motores, tendría un fallo en uno de sus dos motores cada 100.000 horas de vuelo. ¿Eso es mucho o poco? Saquemos dos conclusiones que nos pueden venir bien para el miedo a volar:

  • De media, un piloto suele jubilarse habiendo acumulado unas 25.000 horas de vuelo a lo largo de su carrera profesional. De ahí que se estime que solo 1 de cada 4 pilotos debe afrontarse a un fallo de motor real (en simulador, muchos) a lo largo de su carrera. Por lo que incluso dedicándote a volar aviones, lo más probable y con diferencia es no sufrir ningún fallo de motor.
  • Si realmente tener un fallo de motor significase sufrir un accidente, 1 de cada 4 pilotos acabaría sufriendo uno. Sin embargo, esto no es así. El porcentaje de pilotos que llegan a sufrir un accidente aéreo es insignificante.

Para terminar, puede ver un ejemplo de fallo de motor real grabado desde la cabina de los pilotos, en donde se observa muy bien cómo gestionan la situación con calma y tranquilidad.

Lo que debes hacer
  • Recuerda que un avión está diseñado para volar con seguridad y sin problemas tras el fallo de un motor.
  • Piensa en los pilotos: lo más probable es que ni ellos deban lidiar con un fallo de motor en toda su carrera profesional.
  • NO creas que en caso de fallo de un motor los pilotos tendrá que luchar con los mandos para mantener el control del avión.
  • Piensa que incluso si llegasen a fallar todos los motores, algo extremadamente improbable, el avión no se precipitaría contra el suelo sin control.
¡Participa!
Lo más leído del curso
  • Turbulencias en aviones

    ¿A qué se deben? ¿Son peligrosas para el avión? ¿Deberías preocuparte por ellas?

  • ¿Por qué vuelan los aviones?

    ¿Cómo algo tan pesado puede mantenerse en el aire? ¿Qué es la sustentación? ¿Hasta qué punto son importantes los motores?

  • ¿Cuánto de seguro es volar?

    ¿Cuántos vuelos y pasajeros hay al año? ¿Cuántos accidentes hay? ¿Es igual de seguro en todo el mundo?

Turbulencias en aviones

Vuelos transatlánticos

Añadir un comentario