EVITAR ACCIDENTES AÉREOS: METEOROLOGÍA ADVERSA

Con cerca de 100.000 vuelos diarios, son muchos los aviones que al día deben aterrizar con viento cruzado, niebla o lluvia. No hay un solo día en el cual se den condiciones meteorológicas perfectas en todos los aeropuerto del mundo. En algunas regiones, de hecho, condiciones desfavorables se dan con bastante frecuencia.

La aviación ha tenido, por lo tanto, que adaptarse y convivir con los diversos fenómenos meteorológicos. ¿Cómo se ha logrado?

Medidas y protecciones frente a fenómenos meteorológicos:

Tormentas

Las tormentas son nubes cumulonimbos, de desarrollo vertical, con actividad eléctrica. Generan turbulencia severa, engelamiento y fuertes precipitaciones. Volar en el interior de una tormenta sería molesto, reduciría los márgenes de seguridad y, por lo tanto, no está permitido.

Los cumulonimbos son fácilmente detectables por los radares meteorológicos; tanto por los de tierra como los de los aviones. Esto hace que los pilotos y controladores aéreos puedan esquivarlas con facilidad, incluso volando de noche.

En el vídeo de la derecha se puede apreciar cómo los aviones, que pretenden aterrizar en Atlanta, esquivan tormentas. En ocasiones, los aviones deben realizar esperas; dentro de cada circuito de espera, con forma de hipódromo, cada avión vuela a una altitud distinta.

Engelamiento

Ocurre cuando gotas de agua superenfriadas, es decir, aún líquidas pero con temperaturas negativas, se congelan instantáneamente al chocar contra el avión. Esto puede llegar a modificar la forma de las alas y entrada de los motores, deteriorando su eficiencia y la del avión en sí.

Por ello, los aviones poseen su propio sistema para deshacer y evitar la formación de hielo. De los motores se extrae aire caliente y, mediante una serie de conductos, se dirige hacia las superficies expuestas al impacto de gotas de agua, calentándolas. Por su parte, los instrumentos de medición se mantienen calientes mediante resistencias eléctricas, evitando así lecturas erróneas.

sistema antihielo aviones

Lluvia y granizo

Aunque se pueda esquivar tormentas gracias al radar meteorológico, los motores deben demostrar que son capaces de seguir funcionando pese a la ingesta de inmensas cantidades de agua y granizo de gran tamaño.

Una de las pruebas consiste en simular el vuelo en el interior de una tormenta extrema, lanzando 3 toneladas de agua por minuto; equivalente a 15 bañeras. De manera similar se hace con granizo, arrojando trozos de hielo. Las ventanas de los pilotos también están diseñadas para aguantar impactos a gran velocidad de grandes trozos de hielo.

Por otra parte, el estado de la pista se tiene en cuenta en los cálculos de despegue y aterrizaje; tanto para la distancia de frenado tras el aterrizaje, como en el caso de despegue abortado. Los aviones cuentan con un sistema de frenado muy eficiente. No solo cuentan con los frenos del tren de aterrizaje, sino también frenos aerodinámicos y la reversa de los motores; muy eficaces si la superficie de la pista está mojada. La reversa del motor es un mecanismo que permite invertir el flujo de aire que sale de los motores, de manera que invierta el sentido del empuje.

Sobre la pista, el control direccional del avión se realiza, principalmente, con el timón de dirección situado en la cola, no con la rueda de morro; debemos tener en cuenta, también, que se trata de acelerar o frenar en línea recta, no de tomar curvas como en un circuito de carreras.

Evitar accidentes aéreos: meteorología (prueba motores)

Prueba de ingestión de agua (Foto:General_Electric)

Evitar accidentes aéreos: meteorología (pista mojada)

Se aprecia la apertura de la reversa de los motores. La reversa es un mecanismo que permite invertir el sentido del empuje, frenando al avión. (Foto:Eugene_YR)

Viento

El viento cruzado, especialmente si es racheado, dificulta los aterrizajes. Pero esto no significa que sean peligrosos o una maniobra alocada. Lo sería si no se tuviese más remedio que aterrizar sí o sí en el intento, pero ese no es el caso. A lo largo de la aproximación, el viento irá desviando al avión del eje de pista y provocará, por momentos, que un ala se eleve un poco más que la otra. Por su parte, los pilotos irán corrigiendo tales desviaciones. ¿Que al final el avión está bien centrado y los pilotos ven claro el aterrizaje? Pues aterrizan ¿Que no lo está o tienen dudas? Pues “motor y al aire”. Es decir, en cualquier momento de la aproximación, o incluso habiendo las ruedas tocado la pista de vuelo, los pilotos pueden avanzar la palanca de los gases, aumentando así el empuje de los motores, con la intención de abortar el aterrizaje y ganar altitud, como si de un despegue se tratase. No consiste en tener que aterrizar sí o sí.

En el primer intento los pilotos no lo ven claro del todo en el último momento y, por precaución, deciden abortarlo

Rayos

Resulta poco probable que un pasajero presencie el impacto de un rayo en el avión. Sin embargo, teniendo en cuenta todos los vuelos que se realizan en el mundo, sucede a diario. Se estima que cada avión es alcanzado por rayos una o dos veces al año.

Evidentemente, si no suponen peligro es porque los aviones están diseñados para salir airosos ante tal situación. La estructura de un avión actúa como una caja de Faraday: las cargas eléctricas recorren el exterior de la estructura, sin afectar al interior, hasta abandonarlo. Además, equipos esenciales como el sistema eléctrico, de navegación, de combustible, computadoras de vuelo, motores, etc. cuentan con una protección añadida.

Aviones y meteorología (rayos)

Caja faraday (Foto: cclark395/Flickr)

Nubes y visibilidad reducida

En el artículo Volar de noche o con niebla: vuelo instrumental se comentan las medidas y equipos necesarios para volar sin referencias visuales externas.

Turbulencias

En Turbulencias en aviones: ¿Son peligrosas? se explica, con detalle, todo lo relacionado sobre las turbulencias.

Formación, servicios aeronáuticos y planificación:

Formación y entrenamiento

La formación de todo piloto incluye meteorología aplicada a la aviación, y en los simuladores de vuelo se entrena las diferentes condiciones meteorológicas que se puedan dar en un vuelo e, incluso, añadiendo emergencias con fallos técnicos.

Servicio de infomración meteorológica

La información meteorológica no solo es necesaria para ofrecer un vuelo cómodo y seguro, sino también para reducir su duración y el consumo de combustible. Tampoco se trata, simplemente, de conocer qué tiempo hará en el aeropuerto de destino, sino también en los posibles alternativos y a lo largo de la ruta. En realidad, los aeropuertos alternativos se eligen en función de qué tiempo hará en ellos, de manera a tener condiciones favorables en caso de ser necesarios.

Por ello, desde hace ya bastantes años, se estableció un compromiso mundial para elaborar y ofrecer, a los usuarios del transporte aéreo, información meteorológica especializada en aviación. Esta información es tridimensional y detallada, es decir, no solo indica el lugar geográfico en donde se pueden dar condiciones de turbulencia o engelamiento, por ejemplo, sino también a qué altitud y su intensidad. Los pilotos, por su parte, podrán actualizar la información meteorológica a lo largo del vuelo. Por lo tanto, antes de realizar la aproximación en el aeropuerto de destino, conocen con detalle la visibilidad actual de la pista, viento, techo de nubes, coeficiente de frenado de la pista, etc. y, en caso de ser necesario, procederán al aeropuerto alternativo.

Servicios aeroportuarios

Con fuertes nevadas los aeropuertos deben mantener las pistas de vuelo y calles de rodaje operativas. Con tal fin, los vehículos quitanieves despejan la nieve y evitan la formación de placas de hielo sobre la misma.

Si se dan determinadas condiciones de frío y humedad, en los aviones estacionados se puede formar hielo sobre toda la superficies de control. En la inspección visual previa a cada vuelo, los pilotos determinan si será necesario proceder al des-hielo del avión. Para ello, se utilizan camiones con mangueras que rocían líquido anticongelante, de manera a deshacer el hielo y ofrecer una capa protectora.

Deshielo de aviones

Procedimiento de deshielo antes del despegue (Foto: Stewart K. Marshall )

Retrasos y cancelaciones

Con densa niebla o nieve, por ejemplo, los aeropuertos no pueden mantener el mismo número de operaciones -aterrizajes o despegues- por hora; algunos, incluso, tendrán que cerrar. En determinados casos, los aviones tendrán que realizar esperas, varias aproximaciones o proceder al alternativo. Es habitual, entonces, que el mal tiempo genere retrasos o cancelaciones.

En cuanto a seguridad, el papel que juega la meteorología, en algunos accidentes, es el de factor circunstancial. Es decir, la meteorología adversa puede contribuir perjudicando la situación, pero se debe dar una cadena de fallos para que llegue a producirse un accidente. Es extremadamente improbable que la meteorología adversa, por sí sola, cause un accidente. Muchas medidas evitan que así sea.

¿Cómo actuar?

Recordar que la aviación ha establecido distintas medidas para convivir con la meteorología

Recordar que es extremadamente improbable que la meteorología adversa, por sí sola, cause un accidente: existen muchas medidas para evitarlo

Pensar que los pilotos deben aterrizar sí o sí en el intento: pueden abortar el aterrizaje

Creer, al volar cuando hace mal tiempo, que estamos viviendo algo excepcional: todos los días, en distintas partes del mundo, se dan condiciones desfavorables.

Autoevaluación

Fallo técnico

Las turbulencias

Comentarios

  1. Sara  mayo 31, 2015

    Tengo una duda Enrique, ¿es peligroso el viento en los despegues?

    responder
    • Angelica  marzo 3, 2016

      sara tengo entendido que es favorable por la parte en la que con el aire se levanta el aviòn a la hora de ejercer velocidad mas la aerodinàmica del aviòn, el aire hace que se levante el aviòn.

      responder
  2. Carmen Valencia  junio 12, 2016

    Hola gracias por todos los articulos ,me han ayudado mucho a superar mi miedo,quisiera saber que es un techo de nubes?
    carmen

    responder
  3. Andrés Acosta González  junio 26, 2016

    Tengo que hacer un vuelo y en el aeropuerto de destino, previsiblemente, habrá un viento de 40 km/h con rachas fuertes de 60 km/h a 70 km/h. El tiempo va a estar soleado y con temperaturas buenas, de 20 ºC o más. A mí me da mucho miedo volar y me impresionan mucho esos vientos. ¿Me pueden tranquilizar? Muchas gracias.
    Andrés Acosta González.

    responder
  4. María Cecilia  septiembre 30, 2016

    Si han anunciado un huracán y está en mi ruta de vuelo que sucede?.han anunciado que mañana subirá de categoria que se encuentra en la ruta en la que tomara un familiar que viene en un vuelo de 10 horas.
    Gracias por su información .María C

    responder
  5. Victoria  noviembre 14, 2016

    Hay fotos de aviones que han quedado bastante rotos y matrechos por pasar por tormentas. Yo soy tripulante y tuve un vuelo el año pasado 2015 en el que aterrizamos cruzando una tormenta: la turbulencia fue la más fuerte que viví, y ahí me di cuenta de que, lamentablemente, no todos los pilotos eligen esquivarlas o retrasar/cancelar vuelos si tienen urgencia de llegar, por lo cual no siempre se esquivan… Depende del criterio, experticia y buena voluntad de los pilotos… Estamos en manos de sus decisiones que, aunque en general son buenas, hay veces que lamentablemente no…

    responder

Añadir un comentario