Los medios de comunicación tienen una gran influencia. La capacidad que tienen para generar y desarrollar miedos es considerable, incluso si no lo hacen de forma voluntaria.

Lo mejor que se puede hacer si se quiere superar el miedo a volar es, directamente, no leer ni ver nada sobre aviones que venga de la prensa. No es cuestión de ponerse una venda en los ojos para no enterarnos de lo que ocurre por el mundo. Es cuestión de protegernos de noticias que, además de sensacionalistas, suelen contener errores, inexactitudes y especulaciones. Para superar el miedo a volar la información es buena, pero la mala información es muy contraproducente.

La prensa y noticias aeronáuticas

La aviación es un sector complejo. Si, por ejemplo, un vuelo tiene un incidente porque ha fallado un determinado sistema, es necesario tener ciertos conocimientos aeronáuticos para poder determinar hasta qué punto se compromete la seguridad del vuelo. Desgraciadamente, la gran mayoría de periodistas no tienen conocimientos aeronáuticos -o no los suficientes-, con el resultado que en muchas ocasiones, tras un incidente, se publican noticias alarmistas; como si hubiese estado a punto de ocurrir un accidente, cuando la situación para nada era así. Por otro lado, la gran mayoría del público tampoco tiene conocimientos aeronáuticos, y es entendible porque no lo necesitan ni se dedican al mundo aeronáutico, pero esto implica que, en tal caso, no tendrán la capacidad de cuestionar la exactitud de las noticias.

Noticias sobre accidentes

Cuando ocurre un accidente, la prensa es propensa a especular con causas muy sencillas: volar en turbulencias, rayos, tormentas o el fallo de un motor. Genera la imagen que un avión es muy vulnerable e incita a pensar que en cualquier momento puede volver a ocurrir lo mismo con un simple fallo o relativa facilidad.Tras determinar las causas del accidente, gracias a una investigación que puede tardar meses o incluso años, lo que al final resulta ser algo complejo y difícil de producirse como una serie de errores y fallos en unas determinadas circunstancias, la prensa ya lo publicó como algo muy sencillo: “Un rayo causa un accidente”. Veamos un ejemplo:

En agosto de 2010, el vuelo 8250 de la compañía Aires tuvo un accidente justo en el momento de aterrizar, dejando 2 fallecidos. Como en el momento del aterrizaje había tormenta en las proximidades del aeropuerto y algunos testigos hablaron de rayos, a las pocas horas del accidente, cuando ni los investigadores encargados de investigarlo habían llegado al lugar, la prensa situada a miles de kilómetros parecía saber las causas del accidente llegando a publicar titulares de este estilo:

“Un muerto al impactar un rayo contra un avión en el Caribe”

“Rayo parte en tres un avión colombiano”

Tras la investigación, se pudo concluir que, no solo no fue un rayo el causante del accidente, sino que no llegó a ser alcanzado por uno. El accidente se produjo por un conjunto de errores que se cometieron en unas determinadas condiciones, y no por algo tan simple como la caída de un rayo cuando, evidentemente, los aviones están diseñados para ello, y diariamente hay unos cuantos aviones que son alcanzados por rayos. Como con el paso del tiempo las noticias van perdiendo interés, esos mismos diarios luego no llegaron a publicar noticias con las conclusiones de la investigación.

Por otro lado, cuando en un accidente mediático sobreviven todos los ocupantes -o el índice de supervivencia es elevado-, los medios que se hacen eco de la noticia son muy propensos a hablar de milagros como si no hubiese una explicación racional, cuando sí que la hay y detrás de ese “milagro”, en realidad, está el trabajo de muchas personas.

Noticias sobre incidentes

Es frecuente que las noticias relacionadas con incidentes (un fallo de motor, despresurización, despegue abortado, etc…) se redacten dando a entender que se ha rozado la catástrofe. El problema es que esto se realiza de manera casi sistemática. Que sí, puede haber ocurrido un incidente que casi acaba en accidente, pero no es así en la inmensa mayoría de las casos. Que falle un motor, por ejemplo, de cierta manera degrada la seguridad, pero se sigue manteniendo un gran nivel de seguridad; los aviones están diseñados para volar perfectamente con un motor menos; se trata de una situación que los pilotos practican con frecuencia en los simuladores y se sigue un procedimiento elaborado específicamente para tal situación.

Puede parecer un vídeo de un aterrizaje normal, pero lo cierto es que el avión aterriza con un motor inoperativo. Como se puede apreciar, el aterrizaje se desarrolla con total normalidad: el avión aterriza, frena, se da la vuelta en la pista, y se dirige hacia la terminal.

Es entendible que, ante incidentes así, los pasajeros se puedan llegar a asustar pero, en gran parte, el susto se debe por todo lo que han ido leyendo y visto. La prensa les ha hecho creer, incluso de manera involuntaria, que están viviendo una de esas situaciones en las que las vidas corren peligro y en las que se roza la catástrofe; cuando son situaciones que aún quedan lejos del accidente.

De vez en cuando, se publican noticias sensacionalistas con un rigor periodístico inexistente, en las cuales realmente no se aporta información objetiva de lo sucedido.

También es frecuentemente que se publican noticias cuyo contenido se base, principalmente, en testimonios. Un testimonio no es algo objetivo. Un testimonio es el relato sobre lo que una persona recuerda haber interpretado en un determinado momento que, en ocasiones, dista bastante de lo realmente sucedido (sobre todo, si ocurre en un medio que desconocemos). En algunas noticias salen testimonios escalofriantes, pero hay que tener en cuenta que en un avión viajan muchas personas. Igual, el relato de un pasajero sobre un determinado incidente puede ser escalofriante, porque realmente lo vivió así, pero en ese mismo avión puede haber muchas otras personas que vivieron el mismo suceso con tranquilidad. Basar noticias en testimonios de los pasajeros más asustados, como frecuentemente ocurre, carece de rigor.

El artículo  Despegue abortado del Iberia 513 en La Coruña de microsiervos.com refleja muy bien lo comentado. El artículo está escrito por un pasajero (Javier Pedreira – Wicho) que vivió un despegue abortado.

“…me pareció algo sin mayor importancia y no tenía pensado tan siquiera escribir nada sobre el asunto hasta que empecé a ver lo que habían declarado a la prensa otros pasajeros de este mismo vuelo.”

“…Por supuesto el miedo es libre y cada uno habrá sentido lo que sea, pero me parece increíble leer cosas como que si estábamos a punto de alcanzar la velocidad de despegue, que hubo un brusco frenazo, o que el avión quedó detenido al final de la pista.”

Las noticias publicadas por parte del diario en cuestión parecen muy sensacionalistas, y que no reflejan bien lo ocurrido. No tiene mucho sentido decir “Y cuando la aeronave estaba a punto de alcanzar la velocidad de despegue y levantarse del suelo, el piloto se vio obligado a abortar la operación, haciendo frenar bruscamente el avión“ cuando, precisamente, el fallo técnico que detectado estaba en el sistema de frenado. Si realmente el avión estuviese a la velocidad de levantar el morro –o cerca-, al detectar un problema con el sistema de frenado, los pilotos no hubiesen abortado el despegue, sino que lo hubiesen continuado para después aterrizar, pudiendo entonces aprovechar toda la longitud de la pista o aterrizar en otro aeropuerto con una pista más larga. También se da a entender que de no haber abortado el despegue, posiblemente, hubiesen tenido un accidente, cuando para nada es así.

Alternativas:

Hay algunas webs especializadas, como AvHerald.com, que proporcionan información bastante más objetiva. En AvHerald uno puede encontrarse con más incidentes de los que salen en los medios de comunicación, pero están redactados (en inglés) por gente con conocimientos aeronáuticos, aportando datos, sin sensacionalismos y con comentarios de personas que trabajan en el sector. Otra solución pueden ser los foros relacionados con la aviación.

Todo lo anterior no pretende ser una crítica a los periodistas sino, en todo caso, al hecho de que en ocasiones tengan que escribir sobre temas que desconocen por completo o que tengan que hacerlo de manera llamativa y sensacionalista. Tampoco quiere decir que, en ocasiones, no se publiquen noticias aeronáuticas con rigor periodístico y sin sensacionalismos. Pero no es lo que abunda, y una persona ajena al mundo aeronáutico es difícil que pueda distinguirlas.

Lo que debes hacer
  • Evita las noticias aeronáuticas en los medios de comunicación
  • Ten en cuenta del “daño” que ya han podido causar en tu miedo a volar.
  • NO pienses que los accidentes suelen deberse por un simple fallo.
¡Participa!
Lo más leído del curso
  • Turbulencias en aviones

    ¿A qué se deben? ¿Son peligrosas para el avión? ¿Deberías preocuparte por ellas?

  • ¿Por qué vuelan los aviones?

    ¿Cómo algo tan pesado puede mantenerse en el aire? ¿Qué es la sustentación? ¿Hasta qué punto son importantes los motores?

  • ¿Cuánto de seguro es volar?

    ¿Cuántos vuelos y pasajeros hay al año? ¿Cuántos accidentes hay? ¿Es igual de seguro en todo el mundo?

Volar de noche o con nieble

Consejos I

Comentarios

  1. Diana  agosto 30, 2015

    Me ha gustado mucho toda la experiencia de su pagina web y le agradezco infinitamente sin embargo me parece totalmente inecesario incluir una fotografia de un avión partido en dos para explicar el sensacionalismo de la prensa, tengo 3 años con la aerofobia y dos años y medio sin volar. Recientemente como estrategia he tratado de evitar a toda costa las fotografias de aviones destruidos,,, no me parecio muy agradable encontrar una en este sitio que considero seguro

    responder
    • Angïe  marzo 27, 2016

      Coincido totalmente contigo.

      responder
    • Carolina  julio 13, 2016

      Coincido totalmente, es un muy buen artículo pero no ha sido bueno ver la imagen del avión en esa situación.
      Saludos

      responder
    • Diana  mayo 11, 2017

      Tengo aerofobia desde hace dos años también y en todo este tiempo no he podido coger un avión, ni siquiera ver uno sin que me entrara ansiedad. He leido todos los artículos del curso (menos el que viene a continuación de este). Empecé leyéndolos con miedo y hoy estoy muy relajada. Si has llegado hasta este artículo y has visto la imagen del avión partido en dos y te parece innecesario es porque no has entendido lo que está haciendo el gran hombre que hay detrás de estos artículos. En ningún momento dice que no puedan haber accidentes, claro que los hay, y creo que una gran parte de nuestra recuperación para superar la aerofobia es aceptar que los hay. Si no eres capaz de ver esa imagen vuelve atrás y lee todo desde el principio hasta ser capaz de verla sin miedo. Es como si nos enseñara un coche estrellado. Los accidentes ocurren, aceptemoslos. La primera acción que debemos hacer para superar el miedo es aceptar que tenemos miedo y dejarlo fluir. Para mi ver esa imagen del avión me hace sentir fuerte, porque siento que este curso está ayudandome mucho con cada artículo que leo. Eso si, si hubiera visto esa imagen el primer día y en el primer artículo me hubiera ido de la página sin dudar. A estas alturas? Gracias por informarme bien sobre los accidentes y gracias por hacerme ver que no debo hacer caso a la prensa sensacionalista. Gracias por poner la imagen de algo que puede ocurrir, no quiero negar que tengo miedo pero puedo dejar que me aplaste o hacer algo con él. Elijo lo segundo. Yo soy más fuerte que esa imagen.
      Por cierto, cojo un avión en pocos meses con trayecto de 12h…será mi primer avión desde que hace dos años sufrí un ataque de pánico en dos vuelos de ida y vuelta a Menorca. Casi tengo ganas de coger ese vuelo y enfrentarme al avión, NOSOTROS PODEMOS!!

      responder
  2. Damian  diciembre 1, 2015

    Excelentes aportes. Me he leido la pagina de punta y punta y me parece en extremo agradable y educativo.
    Mis mas sinceros respetos, felicidades y agradecimientos.

    Ojala podamos encontrar a diario y mas habitualmente paginas con la seriedad y profesionalismo como esta

    Saludos

    responder
    • Facundo  enero 27, 2016

      Es verdad, es muy educativo y tranquilizador… excelente página 😀

      responder
  3. Maria Gabriela  julio 5, 2016

    Esta página me vino como anillo al dedo, creo que me la mandó Dios porque tengo un vuelo trasatlántico en pocos días y estaba muy asustada. Ahora veo todo con otros ojos, espero tener cero miedo cuando me toque subir al avión. Mil gracias 🙏🏻

    responder
  4. Johanna  mayo 21, 2017

    Nunca tuve una mala experiencia con los vuelos pero si en otros sucesos que eran dificiles que sucedieran y a mi me pasaron como casi morir en un alud. Creo que eso me llevó a pensar que entonces podría ser una de las de los millones que mueren en un accidente aéreo.
    Siempre segui volando por cuestiones del trabajo por ello creo que no es fobia pero si la paso muy mal. Una pequeña sacudida y ya estoy rezando y el corazón se me pone a mil.
    Esta página me ayudo muchísimo, hasta me sentí tonta cuando leí que un avión no puede estar supeditado a la mala suerte de una persona. Leer sobre todos estos temas me ha ayudado enormemente.
    Me queda muy claro que mi miedo era por desconociemiento porque si en un vuelo el piloto me fuera avisando minuto a minuto que vamos bien o que de pronto vamos a tener una turbulencia que no va a pasar nada yo estaría tranquila. Pero esta claro que no puede un piloto estar todo el momento hablando a los pasajeros.
    Cuando vi la foto del avión partido al medio no me asusté, más aun cuando en ese caso sólo hubieron dos fallecidos. Yo antes veía una foto así y logico pensaba no se salvo nadie!
    Mañana me toca un vuelo y estoy muy tranquila, es más estoy esperando para observar todo lo que he aprendido aquí.
    Muchisimas gracias!!

    responder

Añadir un comentario